La otra vida de Marta

Hoy se cumple un año. El hombre del que fue pareja sólo unos meses y al que había decidido dejar esperó a que llegara a casa, la estranguló con el cable del cargador del móvil y golpeó con brutalidad su cabeza hasta romperla. Y se fue, como si nada. La dejó agonizar sobre un enorme charco de sangre, dándola por muerta. Unos vecinos llamaron a la policía preocupados por los ruidos. Ella no respondía al teléfono (él se lo llevó, también el ordenador), hubo que localizar a su padre para entrar en el piso. Pasaron tres largas horas desde que el animal concluyó su paliza. Pero Marta no murió. Estuvo dos meses en coma y sigue en el hospital. Sus brazos quedaron agarrotados, un ojo abierto de modo permanente. Y no recuerda nada. Daños irreversibles dicen los médicos. No sabe qué cara tiene aquel hombre, aquel nadie que ahora está a la espera de juicio cuyo resultado siempre será injusto. Marta ya no sabe de su trabajo de enfermera, que también era su pasión, ni de sus amigos, ni de su querida perra Noa.

A veces su mirada se pierde en una nebulosa. Apunta lo que hace en un cuaderno. Poco a poco. Dice su padre que cuando despertó del coma era como un bebé recién nacido. Su voz brota tímida de la garganta dañada mientras repasa las fotografías pegadas en la puerta, las imágenes con las que lentamente reconstruye sus recuerdos. Marta sonriente, una joven hermosa y feliz. Marta con su bata de enfermera. Marta de niña. Marta en una fiesta. Marta abrazando a su perra. En otra vida.

Me sonríe mientras hablamos. Y quiero decirle que la empatía no basta, que la vida la quiere viva para algo. Ojalá me entienda un día. Que pudo más que aquel animal con complejo de inferioridad. Y que más allá, en su interior, está Marta la guerrera. Y quiero decirle que es poderosa, feroz e inmortal.

Marta, en la habitación del hospital en el  que se recupera de las heridas sufridas hace un año cuando su ex pareja la estranguló con un cable y le fracturó el cráneo a golpes. Estuvo dos meses en coma y no recuerda nada.
Marta, en la habitación del hospital en el que se recupera de las heridas sufridas hace un año cuando su ex pareja la estranguló con un cable y le fracturó el cráneo a golpes. Estuvo dos meses en coma y no recuerda nada.

Un detalle de la puerta situada frente a su cama, con fotos de su infancia, de su familia y de su trabajo que le ayudan a reconstruir poco a poco el pasado.
Un detalle de la puerta situada frente a su cama, con fotos de su infancia, de su familia y de su trabajo que le ayudan a reconstruir poco a poco el pasado.

La foto favorita de Marta, en la mesita de noche. Abrazada a su perra Noa, que ha ido varias veces a verla al hospital.
La foto favorita de Marta, en la mesita de noche. Abrazada a su perra Noa, que ha ido varias veces a verla al hospital.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

30 comentarios en “La otra vida de Marta

      1. Deberia de publicarse fotos de ese ser inmundo: de ese modo no enganara ni hara lo mismo a otra mujer.
        si por casualidad algun perturbado le ve y actua contra su integridad fisica ……. mas merecido que su ex lo tiene, no?

        1. A ese hijo de p… miserable sólo hay que aplicarle justicia, no pedirle a otros que se pongan a su nauseabunda altura de violencia.
          Un poquito de madurez, cojones, que parece que en este país no aprendemos de los errores ajenos ni aunque nos los presenten como un elefante en un pasillo.

          1. Permítame que le felicite por ser tan coherente on su discurso, que sin duda es el más lúcido que he leído en los comentarios. Algún día se entenderá en este país la diferencia entre justicia y venganza, por muy horroroso que sea el crimen. Ojalá tenga un juicio justo, ojalá que la más que previsible condena le ayude a ser mejor persona y que nunca más reincida, ojalá Marta disfrute de su nueva vida y que la gente alrededor la ayude a centrar su energía en todo lo bueno que está por llegar. Y ojalá el sujeto que ha llevado a Marta a este extremo un día se cuenta de la locura que ha hecho, y que el remordimiento le siga toda su vida.

          2. Gullen, primero, lo siento por mi castellano basico (soy frances), espero aun asi que se me podrà entender algo…
            No veo de que errores ajenos quieres hablar, por mi lo que ocurio es culpa de la sociedad porque o deja ocurir.

            Creo que no se trata de madurez, ese tipo de escoria no teme la justicia.
            Y por eso pasa en tu pais tanto como el mio: que cuando ese tipo de gente sale de carcel: vuelve a repetir lo mismo.
            La justicia es totalmente inutil en esos casos.

            Y los demas locos que estan como el, al ver que solo van a pasar unos años en carcel por hacer lo mismo no se van a cortar para seguir su instito asqueroso.

            Pues ese tipo de persona, a parte de reventarla para dar un ejemplo, habria que matarla despues:
            1- porque es mejor no tener esas escorias entre nosotros.
            2- porque los que estan como el, al ver lo que les espera, se aguentaran mas y probablemente habra menos victimas….

            Por desgracia la gente no entiende esa logica tan basica, y se cree que con unos años de carcel el tio sera normal despues, y lo guardan dentro de la sociedad.
            En general la gente se espabila cuando se trata de su propia hija que han marchacado, violado y matado, pero ya suele ser demasiado tarde….

  1. Solo hay una condena justa para un animal de ese calibre, perpetua, pero aquí en España si esta mas de 10 años sera un milagro.

  2. Es una gran historia Txema…una q nunca tuvo q escribirse…pero ya q ocurrió genial q nos la cuentes para q todos le mandemos un poquito de nuestra memoria para q ella recupere la suya y con ella su vida… GRACIAS!

  3. Igual me crucificáis, y que conste que no se lo que haría si viera a un elemento como ese individuo por la calle, pero… ¿que proponéis? ¿Ojo por ojo, diente por diente? Pase lo que pase no va a ser justo para Marta ni nadie. Ante tal salvajismo no existe justicia, ni siquiera la venganza de pagar con la misma moneda.

  4. Las personas que tienen la frialdad de asesinar no merecen oportunidades, si has intentado quitar una vida paga con la tuya no hay mas. Animo Marta!!!

  5. Nada mas asqueroso que abusar de la fuerza de un@ contra alguien que sabes mas débil.
    El problema como reza el titulo es que nunca tendrá el agresor una condena acorde al daño creado a otra persona y por desgracia el karma no actúa nunca como debería hacerlo
    Le deseo la peor de las vidas a ese desgraciado y una pronta recuperacion a esa mujer
    (siempre hablamos desde la idea que ella era una buena mujer… y espero que asi fuese porque el mundo esta lleno de casos que nunca conoceremos en profundidad y que nos asombrariamos en algun caso)

    1. Hombre claro, si fuese una mala mujer se lo merecería? En ti empieza el problema, nada justifica lo que ese hombre le ha hecho, nada.

  6. Muchos os centráis aquí en descargar vuestro odio focalizado en este criminal (no se puede calificar de otra manera) y echando pestes de la justicia Española, que os parece ineficiente (que lo es), que os parecen condenas injustas (la mayoría lo son, o no, entraríamos en un terreno más filosófico que otra cosa), pero no veo a ninguno ser radical en este tema, y cuando hablo de radical me refiero a su sentido más profundo, ir a la raíz del problema, que no es otra que la EDUCACIÓN, eso SÍ que es lo que en este país de brutos, garrotazos, venganzas, odios y envidias en lo que falta.

    Me apena que muchos aquí tratarían con mayor vileza incluso a este criminal, esto es un signo claro de que en este país algo falla, y falla a lo grande.

    ¿No os preocupa que el maltrato en la adolescencia siga siendo una constante?, ¿qué educación se le está dando a las generaciones futuras?, ¿qué debemos hacer?, en mi caso lo tengo claro, cuidar de mi entorno y que mi descendencia crezca rodeada de valores. El odio no es un valor, la venganza tampoco.

    1. Yo creo lo mismo que tu Fernando.
      La justicia nunca puede parecer justa si se valora desde las emociones (y la venganza es una emoción); por eso la justicia debe ser impartida por “otros” y desde la frialdad. Aquí tenemos un sistema de derecho bastante homologable a cualquier otro en Europa. Es importante que el individuo que perpetró esta agresión sea apartado de la sociedad el tiempo necesario (sea el que sea) para su reeducación, porque ha demostrado ser muy violento e incapaz de controlar su ira o es un psicópata. Pero también lo es que se le obligue a resarcir a la víctima del resultado de sus actos.

      En cuanto a lo demás… claro que la educación es el único método que podría cambiar el pensamiento de las nuevas generaciones para que algunos elementos dejasen de comportarse como “chimpancés” alfa.
      Pero no va a ocurrir mientras no eliminemos de raíz el sexismo de la educación!! y eso no parece que vaya a ocurrir en un país en el que buena parte de los colegios son de inspiración religiosa, en los que se enseñan principios morales que son de por si, machistas y misóginos.

  7. Para lo que no hay remedio tampoco hay justicia. No puede haberla. La justica aquí solo puede ser para otras. Para las que aún no han sido maltratadas, golpeadas, asesinadas o violadas. Para las que aún hay esperanza de proteger. Para los psicópatas que aún estamos a tiempo de parar.

  8. La educación no se da solo en la escuela. Se educa en casa, estando pendientes de los hijos, enseñándoles buenos valores, enseñándoles que tienen derecho a ser respetados, que deben tener espíritu crítico con lo que oyen o ven en los medios de comunicación, ya que a veces ofrecen roles sexistas que muchos copian sin pensar…es una labor ardua. Por eso en muchas familias se hace dejación de estas funciones. Y en una hora de tutoría semanal en los centros no se consigue casi nada. Aunque se intenta.

    1. igual tu tuviste la suerte de tener unos buenos padres, pero hay niños y gente que no tiene esa suerte, entonces como le van a dar una buena educaciòn,

  9. Hola Txema,

    He caído en tu blog y en este post por casualidad, como suelen suceder estas cosas. Un contacto mío lo ha publicado en Facebook. Gracias por darle visibilidad a la historia de Marta. No la conocía. Me da rabia y pena leerla a partes iguales. Te felicito además por la calidad de tus fotos y la estética de tu blog.

    Y aun así te voy a pedir una cosa: que no utilices la palabra “animal” (párrafos 1 y 3) para denigrar al maltratador. Llámale criminal, bestia, machista asqueroso, cenutrio, todos esos calificativos que se merece. Pero los animales, como la perra de Marta, son seres maravillosos y además no entienden de moral.

  10. Absolutamente de acuerdo en que la educación es fundamental, pero me parece simplista reducir la “mala educación” a las instituciones. La educación empieza cuando el embarazo es deseado o bien, aceptado y querido. Después viene esa infancia entre padres o entre maltratadores de la pareja o del hijo…… Esto es una cadena mucho más densa e importante de lo que pueda parecer. Hay daños y carencias en la infancia muy difíciles de curar, y para ser padres no se expiden permisos ni hay exámenes. Con esto no quiero justificar ¡ni muchísimo menos! al tal Luis. Tampoco creo que sea justo etiquetar a los colegios religiosos ni a nada. Las etiquetas siempre son reduccionistas y no nos dejan profundizar en los problemas. Saludos a todos, TODOS los comentarios ponen luz.

  11. Sin conocerla, aun siendo de mi pueblo, me ha dejado conmocionada el dia de lo ocurrido..!!. Mas alla’ de la relacion o situacion en que se encontrase la pareja en ese momento, “nadie tiene derecho a querer arrebatarle la vida a una persona”…!!. Solo pido que Marta y su familia sigan adelante con la lucha diaria que por desgracia les ha tocado vivir. Y que ” el maltratador” tenga la condena que merece, aunque todo sera’ poco, ya que el daño que ha ocasionado a Marta, es irremediable.

  12. Ojalá se haga justicia , aunque igual la justicia la hacemos en su población. No olvidamos lo que ha pasado e incluso hay quien todos los mese empapela Manises con la foto de este salvaje para que recordemos bien su cara y no olvidemos lo que le hizo a nuestra vecina. Igual si algún día vuelve por aquí se encuentra con la justicia real

    1. No existe condena que haga pagar el mal que ha hecho y las secuelas que ha dejado…!!. Todo sera’ poco para este individuo..!!

Los comentarios están cerrados.