A dónde van a parar tus fotos

El otro día, una vez más, encontré una foto mía en una web (la de la revista El Jueves) sin que, por supuesto, hubiera autorización ni (a dónde vamos a parar) pago a cambio de su uso. Se trata de un retrato del ex presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, tristemente célebre por lo que todos sabemos y a quien, dado que trabajo en Valencia, he fotografiado en muchas ocasiones, tanto en los días de gloria como en los del ocaso. No es que sea la primera vez que una foto mía es utilizada sin permiso, pero sí que fue la primera ocasión en la que me quejé abiertamente del abuso. Empleé twitter, que es una herramienta estupenda para dejar en ridículo a los ladrones y, en vista de que la cosa (gracias al efecto amplificador de la red) se iba de madre, el amable community de El Jueves me avisó en poco tiempo de que ya se había retirado y que disculpara su error porque creían “que era un retrato institucional”.

000

El caso es que este lamentable asunto me hizo ponerme a recopilar unos cuantos ejemplos (hay demasiados, tan sólo con mis fotos) de cómo resulta fácil que si dedicas a este oficio tu trabajo acabe siendo empleado para los fines más variados sin que nadie tenga el detalle de avisar. Tan sólo de esta imagen, que apareció publicada en Smashing Magazine existen decenas de páginas de resultados de búsquedas. Así que, lejos de editar mis fotos, he perdido algo de mi tiempo en recopilar cómo otros las han utilizado sin respeto. Y he llegado a la conclusión de que en un momento dado, si me pusiera a perseguir a los infractores dedicaría más horas a rastrear imágenes que a hacerlas. Es el nuevo mundo al revés del mundo al revés de los fotógrafos.

Una foto tomada en Buenos Aires que acaba ilustrando un artículo sobre qué hacer en un barrio de New Jersey. Se ve que ofrecen clases de tango por allí.
Una foto tomada en Buenos Aires que acaba ilustrando un artículo sobre qué hacer en un barrio de New Jersey. Se ve que ofrecen clases de tango por allí.

Un retrato que le hice a Alejandro Jodorowsky y que acaba ilustrando la nada despreciable web Singlesmania de Albacete como avatar de de un grupo dirigido a Gente normalita, tranquila y sencilla. Me quedo sin palabras.
Un retrato que le hice a Alejandro Jodorowsky y que acaba ilustrando la nada despreciable web Singlesmania de Albacete como avatar de de un grupo dirigido a Gente normalita, tranquila y sencilla. Me quedo sin palabras.

Un artículo sobre literatura en la web de la BBC acompañada de un fragmento de una foto que hice desde la ventana de mi casa en Madrid y que, por cierto, también me compró la agencia Getty.
Un artículo sobre literatura en la web de la BBC acompañada de un fragmento de una foto que hice desde la ventana de mi casa en Madrid y que, por cierto, también me compró la agencia Getty.

Esto no sé de qué va, porque no entiendo nada salvo que esa foto es mía.
Esto no sé de qué va, porque no entiendo nada salvo que esa foto es mía.

Estos de Tanaka Music que aprovechan un trozo de un retrato que le hice a Christina (porque claro, los ladrones cortan por donde les da la gana las fotos) para sortear una entrada.
Estos de Tanaka Music que aprovechan un trozo de un retrato que le hice a Christina (porque claro, los ladrones cortan por donde les da la gana las fotos) para sortear una entrada.

Un retrato de Cayetano Rivera en los foros de la revista Vogue. Hay muchos, de los que les hice a él y a José María Manzanares. Las fans no tienen piedad.
Un retrato de Cayetano Rivera en los foros de la revista Vogue. Hay muchos, de los que les hice a él y a José María Manzanares. Las fans no tienen piedad.

Un retrato de Fernando Trueba que han empleado para una web en la que puedes buscar biografías. Y en la que, por supuesto, no se van a molestar en comprar fotos de los biografiados. Aunque supongo que los textos también estarán copiados de algún lugar.
Un retrato de Fernando Trueba que han empleado para una web en la que puedes buscar biografías. Y en la que, por supuesto, no se van a molestar en comprar fotos de los biografiados. Aunque supongo que los textos también estarán copiados de algún lugar.

Y éste, que un robo transmediático. Porque las imágenes, publicadas en el Huffingtonpost (con mi permiso), las trinca (al igual que el resto del artículo) una publicación, creo que colombiana, que se llama El Dínamo y bajo un sugerente título (El Huffingtonpost demuestra que en las protestas de España sí hay gente guapa), le queda muy apañado el asunto.
Y éste, que es un robo transmediático. Porque las imágenes, publicadas en el Huffingtonpost (con mi permiso), las trinca (al igual que el resto del artículo) una publicación, creo que chilena, que se llama El Dínamo y bajo un sugerente título (El Huffingtonpost demuestra que en las protestas de España sí hay gente guapa), le queda muy apañado el asunto.

También puede ocurrir que ese retrato que tan laboriosamente hiciste de Michelle Jenner, acabe ilustrando el perfil de la misteriosa Ginebra Dell´Aqua en la webtuenticrepusculoforo.
También puede ocurrir que ese retrato que tan laboriosamente hiciste de Michelle Jenner, acabe ilustrando el perfil de la misteriosa Ginebra Dell´Aqua en la webtuenticrepusculoforo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

10 comentarios en “A dónde van a parar tus fotos

  1. Hola,

    ya sabía que ocurrían este tipo de casos, pero verlos con nombres y apellidos sigue dejándome asombrada. Cuando viene de medios de comunicación ya me parece de broma, demuestran muy poca profesionalidad.

    Yo tengo un blog pequeño y siempre acudo a bancos de imágenes gratuitas o sin derechos porque me parece que hay que respetar el trabajo de los demás. Bueno, en realidad la mayoría las hago yo ahora porque me he dado cuenta también de la importancia de que todo lo que publique sea propio.

    Estos son temas a los que se debería dar voz en los medios a fin de que todos tuvieran claro donde están los límites de la propiedad intelectual.

    Saludos,

    Irene

  2. Lo mismo ocurre con los textos, Txema. Yo a veces encuentro textos de mi blog publicados por ahí sin, por supuesto, mi permiso. A mí me da un poco lo mismo porque en realidad esos textos ya me los han pagado. A quienes debería importarles es a la revista que me paga, porque el copyright es de ellos.

    1. Lo mismo no ha de dar, aunque desde luego cambia mucho la cosa si eres tú quién decide, si alguien al menos se toma la molestia de preguntarte.

  3. Yo tengo (supongo que ya) cientos de fotos dispersadas por webs. Al principio las fotos tenían copyright, pero como la gente se lo saltaba, las compartí con creative commons (Reconocimiento, No comercial, Sin obras derivadas). La gente sigue haciéndolo, pero se siguen saltando la licencia. No tengo muy claro qué más hacer.

    Hay una web (ahora también se puede ver desde google images) que te ayuda a encontrar fotos en Internet: http://www.tineye.com . Por si te sirve.

    1. Gracias, la conozco. Pero no, salvo casos concretos hace tiempo que decidí no perder el tiempo en perseguir a los demás. Eso no tiene remedio, creo.

  4. ¿Y que me decís de entrar en la Clínica Quiron de Valencia a acompañar a un familiar a que se haga unas pruebas y encontrar una exposición fotográfica a nombre de otro donde 8 de 14 imágenes son vuestras? Pues a mi me paso poco antes de fallas de este año. Y la exposición estaba desde enero…

Los comentarios están cerrados.