A fin de cuentas

Llego a La Coruña para participar en un festival de fotoperiodismo, Ráfagas, al que Merce y Silvia han tenido a bien invitarme. Me encuentro en el hall del hotel con Ramón Lobo y con Diego y Daniel Caballo. Cruzamos unas palabras. El día siguiente hemos de compartir mesa y mantel. Al poco me pierdo por la ciudad. Tomo la cámara y salgo sin paraguas al frío atardecer de la ciudad. Tengo cierta obsesión con la lluvia, aunque la de esta noche es excesiva y acompañada de un fuerte viento. Es Galicia, a fin de cuentas. Podría estar escuchando algunos asuntos del gremio pero me aburre tanta charla y prefiero el frío de la noche, el albariño un poco áspero y la tortilla sin cuajar de un bar que vivió mejores años en el que me quedo a ver un partido del Celta como si me interesara. Por si deja de llover. Hay prórroga en el estadio y me pido otra ronda. La humedad sube por las paredes.

Al día siguiente defiendo como puedo mi punto de vista sobre eso que llaman conflictos éticos, que se ve que tanto afectan a los fotógrafos. Se habla mucho de algunos y muy poco de las fotografías. No dejo de pensar en la extraña luz de esta ciudad e intento responder, creo que con torpeza, a una pregunta sobre el uso del blanco y negro o del color. La gente espera respuestas concretas. No las tengo. No puedo explicar. Podría mostrar imágenes, a lo sumo. Luego todo se queda reducido a unos cuantos nombres. Ídolos a los que adorar.

Vemos a Juanjo. Después de tantos años. Resulta sorprendente tanta alegría en medio de estas gélidas paredes de cemento gallego. Este lugar ha crecido a golpes amortiguados por un sol loco y unas nubes mutantes. Me refugio en la soledad de mis paseos. Siempre creo que tendré cosas interesantes que contar. Delia se divierte pisándome los encuadres con el Instagram. Sale el sol. Un hombre salta por los acantilados. Unos aficionados del Betis ponen un extraño acento sevillano a un restaurante que habría de venerar en silencio los lomos de bacalao que asoman de la cocina. Todo es extraño y familiar en este sitio.

El hombre que saltaba acantilados
El hombre que saltaba acantilados

Paseo
Paseo

Comprobación
Comprobación

Azul doble
Azul doble

Azul triple
Azul triple

Tres hombres que miran el mar
Tres hombres que miran el mar

Cristal
Cristal

Puntos de vista
Puntos de vista

Esperando una comida caliente
Esperando una comida caliente

Juego de sombras
Juego de sombras

Plaza
Plaza

Grabados
Grabados

Bajo la lluvia
Bajo la lluvia

Lo que queda del otoño
Lo que queda del otoño

Delia corriendo hacia el sol
Delia corriendo hacia el sol

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone