© 2009 Txema Rodríguez

Blog

Banality

- 2 marzo, 2009

La publicidad nos hace llorar mientras la vida nos resulta indiferente.
Nuestros perros duermen más tranquilos que sus hijos.
Creemos en lo que no vemos mientras apartamos la mirada para no creer lo que vemos.

Prev Post:

El río

Next Post:

La ventana borrosa