Cáscara

Vivisection

En el segundo caso me encontré con un acto premeditado. Un encuentro de una noche aburrida en un local saturado de ambientador barato; frío, innecesario, físico. Andaba huyendo entre cuerpos ocasionales y me precipité hacia un monstruo compuesto de cáscara por dentro y por fuera. Era eso que algunos hombres llaman una mujer con experiencia.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone