Luces y sombras

Crónicas del verano urbano [7]
El juego entre la luz y su ausencia, los agresivos contrastes, el brillo cegador y el negro más absoluto de las sombras; uno de los hermosos peajes del verano son los contrastes causados por unos rayos que hacen reverberar las superficies que tocan. Durante el día la cortina blanca cae como un plomo sobre la ciudad y difumina su aspecto en esa mezcla peculiar de luz y calor, mientras deja un respiro a los juegos de luces y sombras en las primeras y las últimas horas del día.