© 2009 Txema Rodríguez

Exposiciones / Fotógrafos / Libros

Dejad que los pobres posen para mi

- 27 diciembre, 2009

Sharecropper’s family, Hale County, Alabama, 1935. Walker Evans

Sharecropper’s family, Hale County, Alabama, 1935. Walker Evans

¿Qué nos atrae de ellos?. Existen varias respuestas posibles. Compararnos, ver el lugar lejano, triste, desesperado en el que por fortuna creemos no hallarnos.

Sus rasgos duros, su piel ajada, cuarteada por el sol y el frío, esculpida por la privación y el sufrimiento de los oficios humildes y mal pagados. De una forma simple pensamos que esas miradas reflejan mejor sentimientos fuertes y sencillos en contraposición con los nuestros, refinados y cultos.

Una foto no come ni huele.

No se trata de comparar. En realidad no son personajes ni fotógrafos comparables, como tampoco lo son del todo los héroes de quienes se ocupan. La exposición de Pierre Gonnord Terre de Personne (Tierra de nadie) me conduce en un deslizamiento inevitable hacia las páginas de Elogiemos ahora a hombres famosos, el libro de en el que Walker Evans y James Agee contaron su convivencia con los míseros aparceros blancos de Alabama.

Es un libro intenso y perturbador, ejemplar en su sinceridad periodística y en su reflexión ética respecto a los motivos y las causas. Por fortuna, se ha reeditado recientemente. Al poco de iniciar su lectura Agee explica sus dudas sobre el encargo del siguiente modo. Es una cita larga pero necesaria:

“Me parece curioso, por no decir obsceno y absolutamente aterrador, que una asociación de seres humanos reunidos por la necesidad, el azar y el provecho en una compañía, un órgano del periodismo, se le ocurriera hurgar íntimamente en las vidas de un grupo de seres humanos indefensos y lastimosamente perjudicados, una familia del campo, ignorante y desvalida, con el propósito de exhibir la desnudez, desventaja y humillación de estas vidas ante otro grupo de seres humanos, en nombre de la ciencia, del periodismo “honesto” (cualquiera que pueda ser el significado de esta paradoja), de la humanidad, de la osadía social, por dinero, y por la fama de hacer cruzadas y ser de una imparcialidad que, manejada con suficiente habilidad, es intercambiable en cualquier banco por dinero (y en política por votos […]) y que esta gente pudiera ser capaz de contemplar esta perspectiva sin la menor duda sobre su cualificación para hacer un trabajo “honesto” y con una conciencia más que limpia y la virtual certeza de una aprobación pública casi unánime”

Esta gente, la que retrata Walker, la que retrata Gonnord, pasa por la vida sin máscaras. Los artificios son cosas de ricos, de seres que habitan en las ciudades, de niños con estudios, de personas preparadas para las artes del fingimiento. Ellos carecen de recursos para engañar al objetivo. De hecho no tienen ni una noción exacta de los poderes de una película, ni información sobre sus derechos. Están ahí, viviendo una vida que a muchos se nos antoja dura, difícil de soportar. Son pobres y feos. También inocentes. Gentes que se ganan el pan con sus manos y con sufrimiento. Sin recursos a los tópicos.

Las fotos de Pierre Gonnord son enormes, técnicamente buenas, bien iluminadas, producidas con lujo, envueltas con esmero. Cuidadas hasta el más mínimo de los detalles, forzadas en su tono gris, en su pose heredera del tenebrismo. Pero en ellas no existe implicación sino ego, un afán estético del fotógrafo que pisotea a los seres retratados, que desea reconocimiento, crear una marca, utilizar sus rostros. Apenas rasga la superficie de las vidas porque no aspira a contemplarlas en su integridad sino a dejar constancia de su buen gusto seleccionando rostros bizarros. Sus personajes posan para él, no para nosotros.

El Manuel. 2008. Pierre Gonnord

El Manuel. 2008. Pierre Gonnord

Los rostros de Gonnord son falsos en la medida en que no atisbamos su mundo sino una corteza impuesta de forma irreverente, un estilo que sacrifica su dolor en aras de la estética, que mutila su alegría en pos del impacto, que aprovecha sus cicatrices para decorar los salones de grandes despachos oficiales; una selección del mundo rural aplaudida por las mismas fuerzas repulsivas que nunca osarían implicarse en sus historias. No nos miran, se dejan utilizar para componer un cromo que será paseado por galerías y señalado con admiración por brazos rodeados por valiosos relojes y pulseras. Nunca ocuparán sus protagonistas el lugar que habitan sus retratos.

No existe compasión en su mirada, del modo que la había en las imágenes de Walker Evans o en las palabras de James Agee. Un profundo respeto por el ser humano y por su naturaleza, lejano de cualquier exhibicionismo. Un deseo de cambiar la realidad mostrándola en su incómoda y desnuda verdad. En las imágenes de Gonnord (elevadas por el stablisment de la crítica al más alto de los olimpos) no existe crítica ni pensamiento. Sólo un vacío desalentador. Una tendencia pasajera, enemiga de lo humano, una falsa profundidad psicológica. Una ficción interesada. Nada real ni conmovedor cabe en un espacio ocupado por el exhibicionismo practicado en nombre del arte.

Prev Post:

Luces en el bosque

14 responses

  1. Alfredo dice:

    Valiente en tus consideraciones. Gracias por opinar y pensar.

  2. Polémica, polémica, ooeeeeeh!

  3. roger dice:

    Muy interesante reflexión. Valiente y contundente. Da mucho que pensar pues lo fácil es que te gusten las imágenes (más o menos, tampoco soy superfan)
    Creo que con esta actitud poca cosa encontrarás por ahí verdaderamente honesta.
    No está nada mal el disentimiento cuando es razonado y desinteresado com parece ser el tuyo.
    hasta pronto

  4. Paco dice:

    Los retratos de Gonnord me recuerdan a la pintura de José de Ribera, pero únicamente en su corteza estética. Cuando el pintor valenciano se saltaba el fácil estereotipo canónico de la pintura religiosa de la época usando como modelos a los ‘pobres’ de entonces, el resultado resultaba verdaderamente perturbador para la jerarquía religiosa.
    Los retratos de Gonnord son un sencillo ‘abuso’ pictorialista de corto alcance crítico.
    Muy buen artículo Txema.

  5. Txema Rodríguez dice:

    Gracias por vuestras opiniones. No sé si el texto es en realidad valiente ni si eso tiene una relevancia especial, pero es sincero. En la medida en que es importante que volvamos a llamar a las cosas por su nombre y a verlas sin filtros externos.

  6. Albè dice:

    estoy totalmente de acuerdo contigo Txema!

  7. Julio López Saguar dice:

    Totalmente de acuerdo contigo Txema, a mi me recuerda mucho el tratamiento a las fotografías publicitarias, por el tipo de iluminación, por la ausencia de contexto, son retratos en que la suciedad se utiliza de manera estética, podrían formar parte de una campaña de Benetton.

  8. Walker Evans dice:

    Algunas de las fotos de Pierrrre Gonorrrrd son muy interesantes. Su trabajo me parece novedoso(pese a todo), impactante (no me parece un adjetivo necesariamente negativo) y respetuoso.
    En el video que hay en la sala de exposiciones el autor habla del trato con las personas retratadas, de su relación con ellas, del acercamiento dando a conocer su trabajo, etc.
    Por otro lado diré que esta expo me parece algo arrebatada, que le falta más recorrido para poder hacer frente a una sala tan exigente. La idea me parece buena(la combinación de paisaje y retrato) pero tempranamente resuelta.
    ¿Porqué se critica tanto el interés por lo estético? ¿Hubiera sido mejor retratar a estos seres “desgraciados” con un flash directo, crudamente hijo de puta, para que el fotógrafo no obtenga imágenes estéticas?. ¿No os parece una crítica forzada?. Las fotos que utilizas para tu repor son descaradamente descaradas. Me entra la risita. Pierrrrre te cae mal.
    Me parece que este trabajo refleja muy bien la personalidad del autor y esto es para mi lo realmente interesante.

  9. Txema Rodríguez dice:

    En absoluto. “Pierrrre” como dices no me cae mal (ni bien). Sólo hablo de sus fotos e intento siempre ser respetuoso con las personas.

  10. Mónica Lledó dice:

    Gracias Txema, por esta ilustración por los padres de la Gran Depresión. Me gusta la humanidad de tus palabras.

    Un saludo.

  11. Danis dice:

    Creo que sea muy facil “pisotear”, empleando un vocabulario que te gusta utilizar, el trabajo de los demas.
    Tu critica me parece steril y fria mucho mas del trabajo que te pones a analizar.

    Cuando dices que “Apenas rasga la superficie de las vidas porque no aspira a contemplarlas en su integridad” deberias haberte enterado antes que Pierre Gonnord suele vivir con las personas que fotografìa, mantiene un contacto con ellos y en el no hay ninguna actitud de piedad, sino de respecto.

    Creo que el afan de reconoscimiento de que hablas el es tuyo no el suyo.

  12. Txema Rodríguez dice:

    Respeto mucho tu opinión, pero obviamente no la comparto. No sé lo que hace Pierre en su vida, simplemente hablo de sus fotos y de lo que ellas cuentan.
    Respecto al afán de reconocimiento es cierto. Me encntaría ser tan famoso como él. Bueno,no; como Avedon.

  13. jayro rekena dice:

    hay que joderse, ahora resulta que si le pones un solo pero al trabajo de alguien, es porque te cae mal. estoy hasta los huevos del buenrollismo.estoy deacuerdo con la opinion de Txema. y hay que entenderla como lo que es,una opinion sobre el trabajo de otra persona.

Comments are closed.