© 2012 Txema Rodríguez

Blanco y negro / Blog

Don't look back

- 6 noviembre, 2012

The really important kind of freedom involves attention, and awareness, and discipline, and effort, and being able truly to care about other people and to sacrifice for them, over and over, in myriad petty little unsexy ways, every day

David Foster Wallace

Cae en la noche. No puedo dormir. Me peleo con Foster Wallace porque exige demasiado y me conduce al solipsismo. Intento pensar en mis cosas [qué forma hilarante de escribir] mientras en la pantalla van pasando por mi retina miles de fotos que hice algún día y que, desde el fondo oscuro de un disco electrónico, emergen intentando reclamar mi atención. Veo que una foto espantosa, una imagen que no dice absolutamente nada, ha ganado un premio dotado con millones y recibe los amorfos aplausos del coro de palmeros que abarrotan las gradas del circo. Qué nos espera si la escala está invertida y son los estúpidos quienes manejan el timón.
¿Qué son las fotografías reales?, ¿Qué pueden hacer ellas?.
David tiene razón. Dejo que asomen, un poco, de una forma poco sexy.
Y me duermo.

La abuela Conchín cosiendo junto a la ventana

La abuela Conchín cosiendo junto a la ventana


Piscina con vistas

Piscina con vistas


Rubén transformado en diablo

Rubén transformado en diablo


Adolescente

Adolescente


Pilar Rubio

Pilar Rubio


Entrenamiento

Entrenamiento


La loca carrera de la mujer sin rostro

La loca carrera de la mujer sin rostro


Piedras blancas

Piedras blancas


Benicàssim

Benicàssim


Delia en El Escorial

Delia en El Escorial


Una bailarina reflejada en la esquina de algún bar en alguna fiesta

Una bailarina reflejada en la esquina de algún bar en alguna fiesta


Aviadores caídos, basilica di Santo Stefano. Bologna. Mi lugar preferido para meditar.

Aviadores caídos, basilica di Santo Stefano. Bologna. Mi lugar preferido para meditar.


Retrato de Magdalena

Retrato de Magdalena


Sirmione

Sirmione


El mundo visto desde Bomarzo

El mundo visto desde Bomarzo

Prev Post:

Espejo y cielo

Next Post:

Humo en Cambridge