El apocalipsis, tal vez

Matt Bellamy tiene la capacidad (tal vez el don, según se mire) de hacer que todo resulte apocalíptico, intenso, excesivo. Luego puede ser que a uno le guste más o menos, claro. A Pedro Sánchez le encanta, por ejemplo y anda tras Muse como fiel fan. Pero hay vida antes y después de la apisonadora de Teignmouth. Quise ver a Ian McCulloch cantar The Killing Moon. Pero el no me quiso ver a mi y se puso unas gafas de sol en un escenario mal iluminado y con la prohibición de tomar fotos de frente. Cosas de los divos o de vete a saber qué. Su hermosa voz sonó como siempre, al menos en mis oídos. Con los años, seas o no apocalíptico, las canciones importantes son aquellas que viven en tu cabeza.

0005

0006

0007

0008

0009

0004

00300015

00010

0001

0002

00011

00013

00012

00014

00016

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone