© 2008 Txema Rodríguez

Blog

El gran procrastinador

- 26 julio, 2008

Con tan abundante erudición sobre las narices dando vuelta en la imaginación de mi padre; con tan numerosas preocupaciones familiares -y con diez décadas de historias de esta naturaleza por añadidura- ya es hora de preguntarse en deninitiva: la nariz ¿era verdadera o no?

Laurence Sterne
Vida y opiniones del caballero Tristram Shandy

Prev Post:

All my love

Next Post:

Apropiar