© 2013 Txema Rodríguez

Invenciones / Portfolio

El muro infinito (Insert coin to play)

- 28 julio, 2013

El Marylins era un puticlub de barrio. En sus últimas estapas, un letrero en la puerta recordaba que antes de morir se llamaba “Lisa´s girls”. La inventiva del naming no parece tener fin en el submundo. Al otro lado de la vías, donde los señores llegan del corazón de la meseta en el Ave, los hombres de negocios o los hombres sin más son recibidos por grandes anuncios de diosas del placer de esculturales cuerpos y grandes pechos reservados a aquellos que triunfan en la vida. El Marylins, como ahora ofrecen muchos otros locales familiares del lado humilde de la estación, tenía una mercancía menos perfecta pero más resolutiva con los afectos y desafectos de los valencianos de recursos modestos. Era uno de esos lugares donde los obreros ya metidos en años se despedían de su chica de toda la vida con un par de besos rápidos en la puerta.

El muro del Marylins, en la calle Denia de Valencia.

El muro del Marylins, en la calle Denia de Valencia.


Vinz eligió este muro para empezar este trabajo juntos. Fue a partir de un retrato de una profesional del sexo con la que me crucé no hace mucho y de unas cuantas horas de conversación.
Aghata Moore

Aghata Moore


Un pez abisal y otro sobre cuya procedencia no tengo más datos fueron los elegidos para coronar el cuerpo de la mujer. Elegimos el primero por su aspecto feroz. Al menos eso creo. La otra cabeza es mucho más femenina y menos provocadora. La cuestión es que la imagen tenía que resultar de algún modo (o de muchos) incómoda para los espectadores.
Los dos bocetos

Los dos bocetos


Dito, vigilando que todo vaya bien

Dito, vigilando que todo vaya bien


Vinz preparando el muro ante la atenta mirada de unas vecinas

Vinz preparando el muro ante la atenta mirada de unas vecinas


Nos pusimos manos a la obra y sin demasiados contratiempos la pieza quedó instalada. Aunque un vecino musulmán ya nos avisó que “eso le iba a molestar”.
Insert coin to play 1

Insert coin to play 1


Y al poco tiempo supimos que eso eran los pechos de la mujer que, solo media hora después, ya habían sido arrancados con violencia.
Pechos arrancados

Pechos arrancados


Pero la cuestión es que la interacción con el público forma parte de esta idea en la que iremos fotografiando e incorporando elementos de lo que vaya ocurriendo con el paso del tiempo, de modo que se vayan añadiendo como capas de una historia.
En breve…todo dará un giro inesperado.

Prev Post:

Orgullo valenciano

Next Post:

Cuaderno de Ikaria

One response

Comments are closed.