© 2008 Txema Rodríguez

Blog

En la caja

- 10 diciembre, 2008

The victory of boxing shadow
Determinar hasta qué punto somos materia. Sólo eso [digamos energía]. Positiva o negativa, según el caso. Eso que denominan amor/odio {bien/mal}. Hasta qué punto no somos ajenos (en modo alguno) a nuestro entorno.
–> Somos exodérmicos permeables. Tengo cierta intuición sobre este significado {a fin de cuentas me puedo permitir en este sitio todas las licencias posibles} {incluso las formales y metódicas, aunque no así las morales [*]}
La materia [entiéndase como sinónimo de espíritu o como materia espiritual] y la fotografía tienen mucho que ver. De hecho, vienen a ser lo mismo (o la segunda una revelación de la primera). Podría ser, asimismo, rebelación si no fuera porque espanta esa letra alta en una palabra tan precisa y humilde (que parece que no precisara de violencia para mostrarse).

———————————————————

Tal vez sea la fotografía la más compleja de las bellas artes (supongamos que la clasificación es válida) {podemos decir artes a secas o actividades humanas}. O cualquier cosa. La importancia está en el hecho y no en la denominación.

Sólo hay una milésima de segundo para verlo todo. Sin margen de error. Toda esa materia espiritual está ahí, de pronto. Nítida. Maravillosa. Efímera. Atrapada en una caja negra.

———————————————————

[*] Que tienen que ver con los seres por los que siento amor y con aquellos que sienten o pueden sentir cualquier tipo de aversión. Trato de proteger inocencias

Prev Post:

Sintagma nominal

Next Post:

Magnitud