© 2008 Txema Rodríguez

Blog

Equidistancia

- 19 diciembre, 2008

Si robas cuatro mil te encierran.
Si robas cuatro mil millones te ponen una pulsera.
No es por la cantidad, sino por la esperanza de recuperarla.

Prev Post:

Mecánica

Next Post:

Berlín