© 2008 Txema Rodríguez

Blog

Impuro

- 17 julio, 2008

No entiendo porqué se drogan los ciclistas.

Tampoco entendería que los monjes se masturbaran. Tengo limitaciones.

(Cambio de última hora. Algo mejor pensado): Lo de los monjes es comprensible. Siempre que no utilicen la mano izquierda. O la diestra. Ese asunto es lioso. O prolijo.

Prev Post:

Animal

Next Post:

Me pueden creer