© 2010 Txema Rodríguez

Foto en la red / Multimedia / Reportajes

Lo que necesitas es un editor (gráfico)

- 11 enero, 2010

La edición gráfica es una de esas labores que si se realizan con acierto pasan desapercibidas y si se llevan a cabo sin criterio estropean todo lo que tocan. Una imagen bien seleccionada, bien maquetada, coherente con el texto (aunque el suyo es un lenguaje propio y este paso no es estrictamente necesario) convierte un artículo, en el peor de los casos, en algo que está al 100% del atractivo que puede alcanzar para los lectores. Porque no todos los temas son espectaculares ni disponemos de fotografías maravilosas para completar la historia. Pero vamos a suponer que ese fuera el caso y es el objetivo al que hemos de tender.

En El Pais, sobrevolando una masa ingente de palabras agrupadas de forma que ninguna consiga llamar nuestra atención aparece una imagen borrosa de una rueda de prensa. Increíble pero cierto. ¿Cuál es el valor informativo que justifica su presencia?

En El País, sobrevolando una masa ingente de palabras agrupadas de forma que ninguna consiga llamar nuestra atención aparece una imagen borrosa de una rueda de prensa. Increíble pero cierto. ¿Cuál es el valor informativo que justifica su presencia?

En el mundo real de los medios se da la circunstancia, inexplicable desde cualquier punto de vista, de que la labor del editor gráfico brilla por su ausencia. En muchos incluso por su inexistencia. Un hecho que obedece a la tradicional ignorancia sobre el lenguaje de la imagen que habita en las redacciones, pobladas de profesionales que consideran la palabra escrita como medio de comunicación por excelencia, y que tratan a las fotografías como recursos gráficos destinados a cubrir el espacio que no habitan los textos. Una mentalidad que también ha pasado a las ediciones digitales, en las que no existen límites físicos que justifiquen la racanería. Las imágenes constituyen una información tan valiosa, detallada, matizada, objetiva o interesada como los textos. Me atrevería incluso a decir que son más precisas y sinceras.

Puede que Hugh Grant sea un tipo realmente atractivo, pero mostrado como en la portada de El Mundo nunca llegaremos a saberlo

Puede que Hugh Grant sea un tipo realmente atractivo, pero si se muestra como en la portada de El Mundo nunca llegaremos a saberlo

Lo cierto es que no existe un buen medio de comunicación sin una buena edición gráfica. Y con esto no afirmo que no pueda tener éxito un documento compuesto de textos falsos e imágenes trucadas sino que no cumple con su cometido de informar (si es lo que pretende, y vamos a suponer que si).

Una gran fotografía (como un plato bien cocinado) eleva el gusto del espectador y le conduce a otras. Amplía su perspectiva de la realidad, incita su curiosidad, acompaña sus reflexiones y mueve su conciencia. Todos tenemos en la cabeza imágenes que irán con nosotros hasta la tumba, fotogramas que fueron seleccionados por alguien cuyo ojo anticipó (después del fotógrafo o a la vez, un buen fotógrafo siempre es un buen editor) cuál era de todas la más valiosa, la más bella, la más conmovedora o la más profunda. Y qué importancia se le habría de conceder respecto a las demás.

En Público, Cristiano Ronaldo sufre severas amputaciones hasta conformar una imagen absurda en un contexto que tampoco ayuda

En Público, Cristiano Ronaldo sufre severas amputaciones que acabarían con su rutilante carrera hasta conformar una imagen absurda en un contexto que tampoco ayuda

La labor del editor gráfico es compleja puesto que ha de ser alguien capaz de entender las imágenes y de ubicarlas en un contexto informativo. A toro pasado puede parecer un trabajo sencillo pero seleccionar fotografías (o anticipar unas cuyas características sirvan) no es sencillo. Aunque es cierto que el ojo se puede educar (y ha de hacerse), no es menos cierto que la habilidad necesaria para separar el trigo de la paja tiene mucho que ver con la perspectiva de un fotógrafo y no tanto con la de un periodista. Se suele otorgar al primero un valor subjetivo mientras el segundo pasa por ser más fiel a la realidad. Otro error difícil de justificar.

En la edición digital de ABC la típica galería de fotos con un tamaño predeterminado en la que van "cayendo" fotografías sin criterio y que son cortadas al azar

En la edición digital de ABC la típica galería de fotos con un tamaño predeterminado en la que van cayendo fotografías sin criterio y que son cortadas al azar

La fotografía, en contra de la opinión general, ha ido perdiendo peso en los medios tradicionales como medio informativo (las empresas dirán que el papel es caro, en este caso) y todavía, lejos del grado de aceptación que tuvo en las grandes revistas americanas y europeas, hay quien pone reparos a su equivalencia como lenguaje. O dicho de otro modo, es casi imposible hallar un reportaje que contenga sólo imágenes cuando en realidad sería la forma más adecuada de leer esa historia. Esa desventaja, ya que no se cuestiona la presencia de sesudos textos sin ilustración (es más, en cierta medida se considera que sin fotos es más serio. Ojalá hubiera un editorial gráfica o una opinión tomada con cámara), convierte a las fotografías en meros pretextos. Un porcentaje elevadísimo de las noticias que aparecen en la prensa provienen de actos de agenda políticos o sociales en los que representantes de distinto signo expresasn sus opiniones. En muchos casos sus palabras (integradas en ese eterno ritual de apareamiento entre poder y prensa) son prescindibles y también las fotografías de sus bustos rodeados de micrófonos. Poses repetidas, previsibles, insulsas, sin matices. Basta tomar un diario en nuestras manos (también podemos hacer la comprobación en las ediciones digitales) para ver que esta rutina es habitual y está instalada en el sistema con la misma insistencia con la que nuestro ojo se salta todas esas noticias que le parecen (y no se equivoca) iguales.

The Guardian. Un modelo de edición. No hay nada que explicar porque la diferencia salta a la vista

The Guardian. Un modelo de edición. No hay nada que explicar porque la diferencia salta a la vista

Vamos a la cuestión práctica. Editar es cortar. No en el sentido peyorativo, pues no se trata de imponer una censura sino de establecer un límite armónico y coherente. Una imagen comienza donde termina. Sus bordes establecen también su principio. En cualquiera de las situaciones en las que nos hallemos vamos a poner fin a la fotografía por sus cuatro lados y la relación entre ese contenedor y ese contenido va a marcar irremediablemente, para bien o para mal, la calidad de la imagen. Bien sea de forma previa (estableciando una maqueta sobre la que ha de encajar) o a posteriori, el formato de la imagen lo condiciona todo. Este es el hecho clave. Una fotografía tiene unos límites precisos que si se modifican alteran su naturaleza. Saber determinarlos es la madre del cordero y hacerlos respetar es un porcentaje elevado del éxito de la noticia. Y lo ha sido siempre, mucho más ahora que la atención de los lectores se difumina y se reparte en dosis de milésimas de segundo en las que se evaporan las posibilidades de captar la atención de su retina.

No podemos evitar reirnos, aunque en realidad no tenga gracia. Una noticia de la edición de ayer de La Razón que demuestra cómo se destruye una información y se construye un chiste.

No podemos evitar reirnos, aunque en realidad no tenga gracia. Una noticia de la edición de ayer de La Razón que demuestra cómo se destruye una información y se construye un chiste.

El papel ha conseguido aburrirlos a fuerza de repetir machaconamente imágenes sin interés, mal elegidas y peor editadas. Internet lo está logrando, salvo honrosas excepciones, a fuerza de desprecio. Aunque, paradójicamente, es un valor que casi todos los lectores saben apreciar (aunque sea de forma subconsciente) y casi con la misma ligereza con que es despreciado por los periodistas. O dicho de otro modo, a todo el mundo le gusta el resultado pero muy pocos saben cómo se hace.

Nota: Todas las capturas de pantalla que ilustran este artículo, excepto la de La Razón (proveniente de http://twitter.com/iescolar) fueron tomadas el mismo día, 7 de enero de 2010, y a la misma hora, sin que hubiera premeditación, intentanto mostrar “cómo se trabaja” con las imágenes de forma habitual en los medios online.

23 responses

  1. davisjapo dice:

    Excelente artículo, Txema. Absolutamente de acuerdo. ¡Cuán chapuceros somos los periodistas! Me parece muy interesante todo lo que estás escribiendo aquí, de verdad. Por cierto, no sé si es un gag, pero en las capturas de ABC y The Guardian se cortan cabezas.

    1. Txema Rodríguez dice:

      Gracias, David.
      Si, hay que cortar cabezas.

  2. bichito dice:

    Incisivo y en la diana, Txema. The Guardian, un oasis.

  3. Txema Rodríguez dice:

    Lo que no deja de sorprenderme es la ceguera de los responsables de los medios. Los mismos que se quedan boquiabiertos con los trabajos bien hechos en otros lugares, sin darse cuenta de que eso también se puede hacer en este país… y con un coste ridículo en relación al resto de material de un medio.

  4. Lucia dice:

    Me ha encantado el articulo.
    Estudio periodismo desde hace 4 años y siempre nos enseñan la importancia de crear una buena noticia, pero lo que no nos dicen es que por una mala estructura ya sea en periodico o en periodico digital o incluso en un blog todo se puede ir a la mierda (literalmente)

    Mi gran sueño es crear una plataforma de noticias hechas por y para el usuario, respetando el feedback e la web 2.0

    Nice to meet you

  5. bichito dice:

    En un e-medio de cuyo nombre no quiero acordarme (8 millones de usuarios únicos), la línea editorial gráfica, no escrita pero sí comunicada de palabra y obra por los jefes, se limita a dos cánones:

    1. Que las imágenes no pesen mucho.

    2. Que el ‘cropeo’ incluya las tetas, los culos o las ingles.

    Juro sobre mi ejemplar de “Moby Dick” que no es broma.

  6. carlos dice:

    Gracias. Me ha parecido muy instructivo, a ver si aprovechamos la crisis para valorar el trabajo bien hecho.

  7. Miércoles dice:

    En general coincido, pero me entra la duda en cuanto a cuáles son las prioridades. Viendo cómo están redactadas una gran parte de las noticias en los diarios en la red, no me da la impresión de que se esté prestando atención al texto tampoco. Quizá hoy lo que prime es la velocidad de publicación: el dar la noticia antes que nadie, aunque esté mal o aunque para ilustrarla se saquee la red a golpe de Google images.

  8. Spottorno dice:

    Magnífico artículo Txema. De los mejores que he leído. Un asunto descorazonador por el que merece la pena elevar la voz con total claridad. Alguien tiene quedecirlo. Lo que hacen los grandes medios NO ES bueno. A ver si Sindo y Borja hacen algo en El País. Saludos.

  9. Txema Rodríguez dice:

    Lucía, creo que tu sueño es de todos los periodistas.
    Bichito, jurar sobre ballenas está prohibido.
    Es verdad, Miércoles, y lo que dice Carlos de “aprovechando la crisis”…está por ver queá parte de las pérdidas de los medios tiene que ver con el bajo nivel de sus contenido. Desde luego, sin buenos textos e imágenes no van a salir del agujero y eso tiene un precio porque los buenos periodistas y fotógrafos no son fáciles de encontrar.
    Gracias Carlos (Spottorno). Ojalá Sindo y Borja puedan hacer algo.

  10. JG dice:

    Que razon tienes… Recuerdo que hace años, en algun aniversario de El Pais, Cebrián decía algo asi como que lo que peor le había salido al periodico era la fotografia, que aspiraban a que contara las historias y rara vez hacian algo mas que ilustrarlas. Ahora ya casi ni eso. Creo que las versiones impresas aun lo hacen con mas desgana. Hasta los dominicales son aburridos.

  11. Miki dice:

    Te estoy enormemente agradecido por este reportaje tan realista como ilustrativo. Llevo 13 años trabajando y sufriendo en un periódico sin edicion gráfica y lo hago en silencio como en el anuncio de las almorranas. Has dado en el clavo en todas y cada una de tus afirmaciones. Gracias mil

  12. Txema Rodríguez dice:

    Gracias a ti, Miki. No sé si existe un Hemoal fotográfico 🙂

    JG, Cebrián que diga lo que quiera…pero ni él ni el resto de editores son conscientes de la cantidad de lectores que pierden por maltratar las imágenes.

  13. Javier dice:

    El propio reportero realiza la fotografía desde su móvil y no le importa a nadie que se publique completamente desenfocado, pues así es …

    y se quedan tan panchos !!

  14. Hola. Desde Argentina y desde mi experiencia quisiera aportar detalles a tu artículo. Obviamente debemos coincidir que editar NO SÓLO ES CORTAR una fotografía (para encajarla en la maquetación o a la hora de apuntar una cámara), sino también es un ejercicio conceptual. Es decidir qué contar. Y cómo contar una historia. Y aquí entra en juego tu grado de información del sujeto/objeto en cuestión sumado a tu habilidad fotográfica (más relacionado con la técnica). Saludos!

  15. Un artículo genial. Estoy absolutamente de acuerdo contigo. Trabajo en un diario online, El Imparcial (.es) y tienes toda la razón en lo que dices. La cuestión es que, como nos dimos cuenta de eso, hace apenas tres semanas lanzamos “La revista de El Imparcial”, un suplemento del periódico absolutamente gráfico con un montón de fotos y montajes divertidos (aunque chapuceros, de momento). Te animo a que lo veas porque de verdad creo que te va a interesar. Es un formato muy divertido, una revista con la animación de pasar las páginas y todo, ya lo habrás visto. El caso es que me encantaría que lo vieras y que me dieras tu opinión.

    http://www.elimparcial.es/ei-revista.html

    Nunca te había leído, pero me encanta como escribes y tienes toda la razón en lo que dices. Un afectuoso saludo,

    Carlos Sentís

  16. Txema Rodríguez dice:

    Muchas gracias, Carlos.
    Me parece una buena idea. Ahora sólo os falta lograr que os hagan caso y traten mejor las imágenes en el resto del diario.

  17. kelly dice:

    pues lo q yo necesitava me ayudo me parece una bn pg y muy interesante los felicito a todos y esperon q sigan progresando

  18. Trin dice:

    Hace tiempo que sigo vuestra página porque me parece más cuidada, diferente. Este artículo me parece radiante como un sol de primavera. Algunos comentarios lo enriquecen. Es cierto que no se presta atención a la imagen, tampoco a la palabra. El resultado final de las publicaciones en la red es, a menudo, un pastiche sin ninguna armonía y muy falto de visión, nada de profundidad de campo, nada de trabajo honesto en la antigua diagramación de contenidos. Tiempos que corren.

  19. txus dice:

    muy bueno el artículo (y eso que no lo he leído todo). ahora miraré la prensa en cualquier formato de otra forma totalmente diferente. espero que estas muestras sean sólo eso y no lo más abundante.

  20. Sara Apaza dice:

    Muchas gracias por el artículo. La labor de un editor gráfico es bastante ingrata, los jefes de redacción y gerentes pretenden lograr una página muy visitada invirtiendo muy poco en el tema de capacitación a quienes se encargan del tema gráfico. Muchos de ellos llegan a las redacciones digitales con pocos conocimientos sobre la imagen y la semiótica. A ver si le ponen el ojo a esto, que es tan importante como la excelente redacción. Un saludo al autor y gracias por este texto de crítica para las redacciones impresas y digitales.

  21. angel dice:

    Tienes toda la razón en lo que expones. Durante muchos años he sido redactor-jefe del departamento gráfico de una agencia de prensa y durante ese tiempo he visto y comprobado como muchas magníficas imágenes que mandabamos a los periodicos y revistas eran “destruidas” por la pésima profesionalidad de los editores que las “metian” en cualquier lugar sin orden ni concierto. Que pena da ver una buena fotografía siendo utilizada unicamente para cubrir un hueco. Muchos han olvidado aquello de que una imagen vale por mil palabras.

Comments are closed.