© 2014 Txema Rodríguez

Blanco y negro / Blog

Los elegidos

- 26 octubre, 2014

Soro III ya tiene en su casa la reproducción del antiguo relieve griego con seis figuras que parecen jugar a algo parecido a la pelota. Lo levanta con esfuerzo mientras se toman las fotografías de la victoria. Pesa mucho, la verdad (veinte kilos de pedrusco), pero es el peso del triunfo; de uno especial, el tercero consecutivo o el quinto alterno. El premio que solo los grandes logran. De hecho, solo cinco jugadores de pelota valenciana se lo han llevado a casa: Paco Cabanes “Genovés”, Pasqual II, Sarasol, Álvaro y Waldo. Soro III, que se llama Francesc y al que llaman Quico, entró ayer a formar parte de ese pequeños grupo de elegidos de este maravilloso deporte por el que siento tanto afecto como indiferencia causa entre la mayoría de los valencianos, más interesados por los tiburones de las finanzas recién llegados de Singapur.

001

0003

0004

0005

0006

0007

0009

00010

00011

00012

00013

00014

Prev Post:

Barba Azul

Next Post:

El primer golpe

One response

  1. SoroIII un fenómeno sensacional.

Comments are closed.