Narcisismo

No me dieron nada. El amor, en sus manos, es un arma que se vuelve en tu contra. Se alimentaron de lo mio hasta que quedó cubierto por los restos podridos de sus corazones vacíos, hasta que anduvo medio muerto, más que medio; salvado por la luz que me da fuerzas y que ellas codiciaron como propia.

Eso pasó. Es pasado. No lo recuerdo porque no lo olvido. Lo tengo presente porque no está. Es porque fue. Vuelve a la nada de donde vino. Es su maldición y su dolor.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone