Notas al margen

Un mal libro se consume en una llama azulada envuelto en humo abundante. Uno bueno, también; aunque el fuego se para a liar un cigarro mientras lee algo entretenido.

Un poema tiene la fecha de caducidad en la base. Sin embargo, al darle la vuelta una nota manuscrita advierte: Ver la tapa.

Todo comenzó el día en que un hombre pedante se sintió enamorado y quiso componer unos versos. Si era correspondido acababa de nacer el profesor de Literatura. Si no lo era (correspondido) un nuevo crítico veía la luz.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone