© 2008 Txema Rodríguez

Blog

Policontextos

- 2 diciembre, 2008

  • ¿Qué queremos decir cuando decimos que necesitamos algo? {sino que esperamos ser escuchados} {sino que deseamos ser vistos o tenidos en cuenta} {sino que existe un agujero en algún lugar de nuestro interior para el que no tenemos respuesta o no queremos tenerla}
  • ¿Por qué no leemos a Montaigne?. Tal vez es contradictorio. Incluso hacerse una pregunta de este tipo. Cualquier considera que es bueno leerlo aunque no sepa nada de su obra, pero cree de utilidad saberlo {siempre y cuando sean otros} (claro, los que no lo necesitan; los que no quieren o los que ya lo conocen. Y, en cualquier caso, carece de valor). La lectura no garantiza el entendimiento y éste no hace lo propio con el conocimiento que, a su vez, puede desentenderse de la sabiduría. La mayor enseñanza de Montaigne [o de cualquier otro, lo cito porque resulta pedante (aunque no debiera resultarlo)] es que se puede prescindir de toda enseñanza. Es aprender lo que nos enseña.
  • Luego (o ahora) no es relevante necesitar, sino obvio.  No habría nada que añadir. Mostrar nuestra existencia ya es estar necesitado. ¿Qué somos sino una necesidad?.
  • Sin posesiones seríamos libres y podríamos dar lo que tenemos [aquello que comienza en lo que no necesitamos tener] {aquello que sólo tarde y mal aprendemos} [en el lecho del dolor] {en la angustia de la pérdida} (al final del camino). En ese punto donde todo y nada son la misma cosa. [Donde nos arrepentimos de haber dicho que necesitábamos algo] {Lo hubiéramos cambiado por una mirada a nuestro alrededor}
  • O por un pensamiento humilde.

Prev Post:

Un día X

Next Post:

Inferencia