Supuestos

Empiezo a ser yo mismo. Y yo mismo soy el primer sorprendido.

Es decir, de pronto me enfado. Algo que supuestamente no hacía. Aunque, pienso, no era yo el que no se enfadaba nunca. Era el que hacia como que no. Algo muy distinto; que no era mentir, sino permanecer callado.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone