© 2015 Txema Rodríguez

Blanco y negro

Un burro se fue volando

- 4 abril, 2015

Un día un burro se fue volando, otro anduve con JR haciendo payasadas. Pude regalar una foto a una niña, pasar el tiempo en casas y vidas de gentes amables, Raquel y Paco, Maite, Lorena, María José, Joaquín y Fina, Javier, Paco “Valentino”. Conocer a la hija de mi admirado Juan Gyenes y patrullar la calle Trinidad con unos romanos. Pude intentar una vez más entender cómo funciona el asunto (el asunto es Málaga) mientras escuchaba canciones tristes para escribir mis experiencias. También pude saber que a Antonio le gustaron mis fotos. Antonio aquí es el epicentro de los terremotos. Y de muchas otras cosas. Un día, mientras caminaba, pensé en mi fortuna como fotógrafo y ser humano; en mi vínculo cada vez más fuerte con esta ciudad levantada y rota a golpes de ingenio. Y al ver que el burro volaba, mientras se perdía en el cielo azul de la Trinidad, presentí que el arte, solo él, puede ser la respuesta que buscaba. La respuesta es Málaga. Y estas líneas, junto a estas imágenes, que no son de trabajo sino personales (aunque no sé si puedo establecer esa división) son mi agradecimiento a tanta amabilidad y cariño recibido a cambio del placer de pasear con una cámara por la vida.

Me gustó esta cabeza de mujer cubierta por una mezcla de verdugo y novia de batman.

Me gustó esta cabeza de mujer cubierta por una mezcla de verdugo y novia de batman.


Me gustó este extraño paralelismo artístico y casual contenido en el Centro de Arte Comtemporáneo, una obra de 2003 de Sylvie Fleury

Me gustó este extraño paralelismo artístico y casual contenido en el Centro de Arte Contemporáneo, una obra de 2003 de Sylvie Fleury


Me gustó Juan, que saludó con fiereza a la cámara y que si no se lo digo hubiera estado horas sin parpadear.

Me gustó Juan, que saludó con fiereza a la cámara y que si no se lo digo hubiera estado horas sin parpadear.


Me gustó ver un burro volando.

Me gustó ver un burro volando.


Me gustó conocer a JR.

Me gustó conocer a JR.


Me gustó volver a ver a Rocío y regañar a su padre por no aprender a ponerle bien los guantes.

Me gustó volver a ver a Rocío y regañar a su padre por no aprender a ponerle bien los guantes.


Me gustó ver a los hombres subir duras cuestas.

Me gustó ver a los hombres subir duras cuestas.


Me gustó, como siempre, la luz demoledora del arranque de la tarde.

Me gustó, como siempre, la luz demoledora del arranque de la tarde.


Y jugar con ella, intentar dominarla.

Y jugar con ella, intentar dominarla.


Me gustó ser una espectador privilegiado en muchas ocasiones.

Me gustó ser una espectador privilegiado en muchas ocasiones.


Y el contraste de lo espiritual con lo carnal.

Y el contraste de lo espiritual con lo carnal.


De tipos que parecen rudos y después resultan no serlo.

De tipos que parecen rudos y después resultan no serlo.


Me gustó, ya me gustaba antes, esa Málaga llena de rincones rotos, ese paisaje caótico sobre el que se construye su vida bulliciosa.

Me gustó, ya me gustaba antes, esa Málaga llena de rincones rotos, ese paisaje caótico sobre el que se construye su vida bulliciosa.


Y los niños, siempre. Los que se duermen.

Y los niños, siempre. Los que se duermen.


Los que se maravillan porque han visto volar una paloma.

Los que se maravillan porque han visto volar una paloma.


Los que se lo toman en serio.

Los que se lo toman en serio.


Los que imitan a sus mayores.

Los que imitan a sus mayores.


Y, en especial, los que llegan tarde pero con estilo.

Y, en especial, los que llegan tarde pero con estilo.

Prev Post:

Post scriptum

2 responses

  1. Cristina Monserrate dice:

    Enhorabuena. Estoy leyendo con retraso tus artículos del suplemento del diario Sur (en SS ver procesiones no me deja ni tiempo de leer la prensa) y estoy disfrutando muchisimo tanto del texto como de las fotos. Creo que artículos como los tuyos aportan un aire distinto y muy necesario (he trabajado en los medios haciendo programación de SS así que “algo” entiendo del tema) Al terminar el segundo me he ido de cabeza a buscar tu web…y he seguido enganchada. Espero que sigas viniendo por Málaga muchas Semanas Santas!

    1. txema dice:

      Muchas gracias, Cristina. Yo también espero volver.

Comments are closed.