© 2003 Txema Rodríguez

Blog

Volar

- 3 abril, 2003

Aquí sentado recuerdo a mi tía Manuela, de manos grandes como hombres, recién llegada de cortar maiz con sus trenzas de azabache rotas por una línea clara y el único vestido gris de laborables de una vida sin festivos. Y de cuando se acercaba a la pastelería de la calle del Conde a por dulces para su sobrino más querido recién llegado de un lugar remoto en un avión como los que anuncian en la tele. Y de cuando me decía: Hijo ¿no será arriesgado eso de hacer lo que no sabemos?, que en esta familia nunca voló nadie.

Next Post:

Genes