Elogio del buen hombre

Bromea mientras se arregla las manos porque anda algo torpe por la falta de práctica. Y eso que solo han pasado unas semanas desde que colgara los guantes aunque hoy (el sábado, 3 de junio) vaya a recibir el homenaje del público en el lugar más importante del mundo, aunque sea en Pelayo, la pequeña capital del recóndido reino de la pelota valenciana. Puede que para millones de personas eso no signifique nada. Pero algunos sabemos lo que significa ser alguien entre estas cuatro paredes. Ser querido. Ser respetado. El vestuario bulle de jugadores y amigos, en él se visten leyendas como Solaz, Víctor y Mezquita. Sobre éste me dice Dani: “fíjate en lo elegante que es, en lo bien que acompaña la pelota…”. Incluso en este día tiene un momento para alabar las virtudes ajenas. Luego charlamos un rato del futuro y, en especial, del placer que halla estos días en el cuidado de su hija; a la que toma en brazos cuando acaba el juego, a la que besa mientras camina por el pasillo de honor que forman sus compañeros, a la que a buen seguro transmitirá las enseñanzas de un hombre sencillo, de un lugar pequeño, esa honestidad inimitable de los buenos hombres

Dani, emocionado tras el homenaje en Pelayo.
Dani, emocionado tras el homenaje en Pelayo.
Víctor, Pere Roc y Dani en el vestuario.
Víctor, Pere Roc II y Dani en el vestuario.
Miguelín, pensativo antes de la partida.
Miguelín, pensativo antes de la partida.
Solaz se arregla las manos ayudado por su hijo.
Solaz se arregla las manos ayudado por su hijo.
Dani.
Dani.
Las manos de Álvaro de Massalfassar.
Las manos de Álvaro de Massalfassar.
La última partida para el guante derecho de Dani, el izquierdo lo regaló a un amigo el día de su despedida.
La última partida en Pelayo para el viejo guante derecho de Dani, el izquierdo lo regaló a un amigo el día de su despedida.
El vestuario de Pelayo. Javi en el cento, Pedrito y Miguelín al fondo.
El vestuario de Pelayo. Javi en el cento, Pedrito y Miguelín al fondo.
Solaz se coloca la faja.
Solaz se coloca la faja.
Mezquita saluda a los espectadores entre Dani, Solaz y Víctor.
Mezquita saluda a los espectadores entre Dani, Solaz y Víctor.
Dani y, al fondo, Mezquita.
Dani y, al fondo, Mezquita.
Solaz.
Solaz.
Mezquita.
Mezquita.
Víctor.
Víctor.
Dani saluda al acabar la partida, camino del vestuario.
Dani saluda al acabar la partida, camino del vestuario.
Compañeros del jugador de Benavites le hicieron el pasillo de honor, que realizó emocionado con su hija en brazos.
Compañeros del jugador de Benavites le hicieron el pasillo de honor, que realizó emocionado con su hija en brazos.
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone